Connect with us

Hi, what are you looking for?

Arts & Culture

Un Stradivarius para La Habana

Habana-Clasica
Photograph: Maria Montenegro

Más historias de Habana Clásica…

La noche del jueves 10 de noviembre fue esperada por los muchos habaneros pendientes del acontecimiento que es, este año, el Festival Habana Clásica. En su IV edición, Habana Clásica se reinventa y, gracias a la colaboración de muchas manos pendientes, las que incluyen al Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas, a la Embajada de Suiza en Cuba, donante líder de la presente edición y, claro, al excelente Marcos Madrigal, su Director artístico, llena a La Habana de eventos sin precedentes. La Basílica Menor del Convento San Francisco de Asís, llena como nunca, fue testigo de uno de estos momentos especiales.

Hasta el escenario llegó Linus Roth, violinista alemán de excepcionales formas. Habitual de las grandes Orquestas de Europa y Estados Unidos, pedagogo, fiel defensor de compositores injustamente olvidados por la historia, Linus, como un ángel germano que posó par de días en La Habana, nos trajo un Stradivarius de 1703 bautizado como “Dancla”, por pertenecer tres décadas a Charles Dancla, quien justamente fuera maestro de Brindis de Sala, nuestro Rey de las Octavas, con quien el violín pudo coincidir en el mismo espacio y, casi dos siglos después, llegarnos incólume hasta La Habana, para más honores a su memoria.

Estaba prevista la sala llena. El comentario de un acontecimiento especial llevaba días rondando La Habana. Linus se acompaña al piano de Marcos Madrigal, nada menos, bajo el halo de una luz roja, muy operática, y abre con un discurso, en perfecto español, para agradecer la sala llena y las bondades cubanas.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Pronto suena Brahms, Sonata No. 3 Opus 108, en re menor, tonalidad que raramente usaba el alemán para no entrar en la imponente sombra de la Novena Sinfonía de Beethoven. La última de las tres obras de Brahms para piano y violín, la más musculosa del conjunto. Ideal para el piano de Marcos Madrigal, que acompaña a Linus de forma magistral, en su propio espacio protagónico.

Cuatro movimientos y el público da vida a la Basílica, de pie, ovaciones abrumadoras. El público cubano no es versado en música de academia, pero sí en sensibilidades y agradece la presencia estética de lo nuevo.

La sala se prepara y las emociones se asientan. Al escenario, Daiana García y su Orquesta de Cámara de La Habana. Debo decir que, fuera de los tecnisismos musicales y literarios adecuados, La Orquesta de Cámara, un espacio fervientemente femenino, ha acompañado los conciertos más bellos que han atravesado el auditorio cubano y es un honor ver a la Maestra Daiana, con la fuerza que invoca su feminidad, brillar de espaldas en el escenario.

Tocan a Mendelssohn esta vez, Concierto para violín y orquesta de cuerdas, uno de los conciertos para violín más interpretados de todos los tiempos. En cadencia perfecta, la Orquesta, junto a Marcos, ceden espacio a Linus, como entregando la música.

Advertisement. Scroll to continue reading.

De Mendelssohn a Antonio Bazzini, un italiano que acerca la música a nuestra latinidad. La Ronde des Lutins, Danza de duendes, como sería su traducción al español, un Scherzo fantástico para cerrar la noche con tonalidades alegres. Los arpegios rebotados y la velocidad de Linus Roth al violín dejan sin habla al auditorio que, culminada la última melodía, no palidece ante el agradecimiento. La Basílica Menor abarrotada, de pie, muestra toda su aprobación al violinista que ha cumplido las expectativas, con creces, ante los oídos curiosos del público cubano.

Músicos muy interesantes han pasado por nuestros escenarios gracias al mérito que nos ha legado el Arte cubano, convirtiéndonos en capital obligada en El Caribe, pero este concierto quedará en nuestra memoria por largo tiempo. Más de un llanto se vio en la sala, hasta los Maestros presentes dejaron sus sillas, para aplaudir.

Noviembre ha llegado a nuestro país como un aliciente, lleno de virtuosismo y buena música. Amigos que se acercan al Festival y entregan al público lo que merece, noches memorables, melodías antiguas y un Stradivarius, con algo de Cuba, que suena ante nosotros.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Related News:

Arts & Culture

Cada edición de Habana Clásica encierra aires de reencuentro. Cuerdas y vientos separados por mares de distancia reviven cada noviembre la maravilla de sentirse...

Arts & Culture

Each edition of Habana Clásica brings an air of reunion. Strings and winds separated by seas of distance relive each November the wonder of...

Arts & Culture

Cuban stage director Luis Ernesto Doñas returns to the international stage for the premiere of the operatic masterpiece Werther, in Slovenia. Rehearsals are in...

Arts & Culture

With the tenderness of those who have in their innocence the purest capacity to appreciate beauty, children, one of the most touching chapters of...

error: This content is copyright protected.